LOS REVENDEDORES Y EL ACAPARAMIENTO, UNA GANGRENA QUE CORROE LA SOCIEDAD

cabillas que usan los revendedores
Foto: Braxmeier/Pixabay

Los revendedores  aparecen siempre donde hay escasez  y lucran con la necesidad ajena. Son abastecidos por una cadena corrupta que va desde administradores, policías, inspectores, dependientes , almaceneros, etc. Hasta ahora ninguna medida ha logrado erradicar este mal. 

Ahora se ha tocado en los medios una verdad de Perogrullo que hace tiempo lastra el poder adquisitivo del pueblo y empequeñece sus bolsillos: los revendedores y el acaparamiento.

Muchas realidades se han dicho y estoy seguro que es de conocimiento de la alta dirección del país. ¿Qué han hecho, qué hacen y qué harán al respecto? Lo que hicieron en el pasado y lo que hacen hasta ahora es fallido e insuficiente.

Lo que está ocurriendo nada tiene que ver con el tan socorrido bloqueo y digo mà,s es una crisis. Es el resultado de factores subjetivos, descontrol, negligencia y corrupción a gran escala.

La cadena empieza por el administrador, almacenero o dependiente que le da el soplo a los revendedores y claro este soplo no es gratis. Ellos reciben comisión por el monto de la compra. A los administradores  se les exige un alto porciento de ventas si no quieren terminar siendo analizados por una comisión. Con este negocio cumplen el plan de venta del mes en un día. Problema resuelto y con dinerito en el bolsillo para las casa. Corrupto y delincuentes contentos.

Hoy para emprender la construcción o reparación de un baño,una cocina o una casa en el país se requiere de un presupuesto millonario.Un codo de media pulgada que antaño costaba unos cinco pesos en moneda nacional ya está por los 60 o 70 pesos. Por su puesto ni hablar de quien te lo regale. Hoy tiene ese precio pero mañana puede ser una reliquia invaluable.

Las ferreterías y tiendas vacías y en sus alrededores personas que te ofrecen lo que debieran estar vendiendo en la tienda con precios astronómicos. Te conminan a que les compre porque no lo vas a encontrar en ningún lugar y desgraciadamente tienen razòn.Todo esto con transporte incluido porque para ellos no hay escasez de combustible.

Por supuesto nadie los puede capturar porque tienen un sistema de alerta temprana que sería la envidia de la mejor defensa civil del mundo. En esto están implicados policías, inspectores y funcionarios corruptos que forman parte del negocio. Lógicamente no quieren ser descubiertos o delatados por el eslabón más débil de la cadena, el vendedor callejero.

Muchos de estos revendedores tienen licencia privada para vender otros artículos. El verdadero propósito es vender los artículos deficitarios de las tiendas, nada de artículos artesanales, eso solo es una tapadera.

La solución a este flagelo es bastante difícil. Primero, el estado tiene que aumentar la oferta y equipararla a la demanda o superarla, pero ¿ con qué se sienta la cucaracha? Segundo, es muy difícil encontrar a una persona con necesidades en su casa que no se corrompa( llámese policía, inspectores y funcionarios). Hoy en día hay una gran y masiva pèrdida de valores.

Terceros sancionan a unos y aparecen otros con las mismas necesidades o debilidades de los anteriores, entonces ¿por dònde le entra el agua al coco? 

Pienso que hay que crear un cuerpo policial anticorrupción, que vista de civil y que por supuesto tenga un salario que le permita llegar a fin de mes. De lo contrario, serán parte del problema y no la solución.

Por último dije cuerpo anticorrupción no cuerpo represivo porque se tiende a confundir los términos y el objeto social.Los cubanos somos especialistas en esas confusiones y sobre todo a darle connotaciones políticas a simples actos delictivos.

Deja un comentario