Abandonan Cuba los padres de Pamela, niña muerta por una vacuna.

Abandonan Cuba los padres de Pamela,

Padres de Pamela, niña muerta por una vacuna, piden ayuda.
Foto: Instagram

muerta por una vacuna después de recibir presiones por sus publicaciones en las redes. Antes de irse fueron convocados a una reunión donde estuvieron presentes miembros del MININT.

La reunión en el Ministerio de Salud Pública.

La pequeña Pamela murió el pasado 9 de octubre después de recibir vacuna PRS.  El 16 de octubre Yaima Caballero y su esposo, Osmany Domínguez fueron convocados a una reunión con el Ministerio de Salud Pública  donde supuestamente le darían respuestas sobre la muerte de su hija.  En esta reunión se encontraban miembros de las Seguridad del Estado que interrogaron a la pareja sobre muchos detalles de su vida.

Los agentes informaron que conocían las publicaciones que Yaima había hecho en las redes. Afirmaron que lo escrito  era grave y la acusación de que «mataron y asesinaron a su hija » era falsa. Dijeron además que «es un crimen hacer falsas acusaciones en contra de otras personas e instituciones y los crímenes se pagan con la cárcel» (fuente 14y medio)

La madre les exigió que le indique la manera legal de hacer «una denuncia formal porque esto que ha sucedido es un homicidio». «No se quién o qué, pero lo que sí sé es que me mataron a mi hija».

La pareja había advertido a la familia que si en un plazo de tiempo establecido no sabían nada de ellos, debían avisar a la prensa independiente. 

 

Abandonan  Cuba los padres de Pamela

Yaima y su esposo tenían pensado hacer un viaje a México antes de la muerte de la pequeña Pamela.  Después de esta reunión Yaima renovó el pasaporte que había caducado. Para su sorpresa , estuvo listo en tiempo récord. Al parecer había interés en que abandonara el país lo más rápido posible.

Caballero insistió en que fue coaccionada y amenazada que si seguía haciendo acusaciones sin fundamentos iría a la cárcel. Dijo que se tuvo que ir porque no le daba la gana de quedarse callada.

En fin, no es posible que una madre que clame justicia por la muerte de su hija sea considerada una enemiga de la Revolución. Ha hecho lo que cualquier otra madre hubiera hecho en ese caso. No se puede amenazar a todo el que publique algo en las redes solo porque no le guste al gobierno cubano. La imagen de perfección que quieren dar, no existe. Hay muchos problemas y no se puede tapar el sol con un dedo.

Basta ya de considerar enemigos a todos los que hagan una crítica o se lamenten. Gente sencilla que no tiene la intención de hacer daño viene catalogada como desafecta. De este modo el propio gobierno está creando sus disidentes.

 

Deja un comentario